Artículos de nuestros Socios Artículo de Opinión: “Sostenibilidad y Crecimiento rentable a través de la gestión por procesos y actividades“, por Jorge Pampín Bueno. Ingeniería de Valor: modelización económica de la empresa para toma de decisiones estratégicas y operativas (visión “a priori y “a posteriori”). ¿Qué es la Ingeniería de Valor? Hoy en día inmersos en una necesidad de al menos conseguir sostenibilidad de la empresa (idealmente también crecimiento), es vital para la misma obtener un mapa preciso acerca de cómo operan nuestros procesos y actividades, y éstas son configuradas por los parámetros clave de las mismas (recursos, tiempos, personal, eficacia, productividad, etc...) Jorge Pampín Bueno Gerente SIMERGIA, S.L. Cuando conseguimos lo anterior es un gran paso, y sinceramente les confesaré que no muchas empresa alcanzan este grado, pero muy pocas empresas establecen lo que denomino una Ingeniería de Valor: búsqueda y reducción/eliminación sistemática de actividades de no valor añadido. El concepto no es nuevo, todos hemos oído hablar de Lean Management, Lean Manufacturing, etc... y las técnicas asociadas destinadas a resolver problemas concretos (SMED-Cambio Rápido de Útiles, OEE-Eficacia Global de Equipos, Mantenimiento Preventivo, 6 Sigma, etc...) que nos aportan información muy valiosa y cuantificable acerca de las oportunidades de mejora en un sistema logístico, equipo, proceso, etc… ¿Pero y la visión del coste o valor/no valor que produce esa situación actual o una previsible? ¿Cuál de las acciones anteriores produciría una mejora más importante en el coste de mis productos/servicios, canales de distribución, gestión de almacenes, etc...? ¿Tenemos idea de la magnitud económica del despilfarro en nuestros procesos y actividades (mapa del despilfarro) y cuánto supone y lastra nuestros productos/servicios? La respuesta a estas cuestiones no es fácil y con demasiada frecuencia nos perdemos en el bosque. De vez en cuando es necesario volver a subir a la colina para tener una visión completa y reorientarnos de nuevo, establecer un plan estratégico de actuaciones en función del retorno de inversión de las mismas. La empresa, y desgraciadamente hoy en día menos, no tiene una capacidad financiera infinita y necesita urgentemente rentabilizar las actuaciones para que la lleven: 1) hacia la sostenibilidad 2) hacia el crecimiento. Es necesario volver a revisar y replantear los procesos y actividades desde una óptica simple, útil y de valor/no valor añadido para volver a tomar conciencia de cómo opera nuestra empresa. Aunque parezca tonto y simple, para mí es muy útil y clarificador lo que denomino la “teoría de la cajita”. Supongamos que queremos analizar nuestro sistema logístico “almacén”… es evidente que le damos cosas (“inputs”) para que opere, y él a cambio nos devuelve cosas (“outputs”). Estos outputs pueden ser de valor/no valor añadido a la cadena de valor de nuestra empresa. Socio Colectivo de ADL Página 4